Habitualmente, cuando se establece un régimen de guarda y custodia tras el divorcio, se establece con visos de que tenga cierta permanencia en el tiempo. No obstante, pueden darse casos donde las circunstancias aconsejen llevar a cabo un cambio de custodia. Por ejemplo:

  • Si uno de los progenitores cambia de domicilio.
  • Si las condiciones laborales de los progenitores sufren un cambio.
  • Si alguno de los progenitores no está cumpliendo con los deberes que le atañen.
  • Etc.

En estos casos, el interés superior del menor será el que primará. Así lo alude la Ley Orgánica de Protección Jurídica del Menor, que en su artículo 2 señala lo siguiente:

Todo menor tiene derecho a que su interés superior sea valorado y considerado como primordial en todas las acciones y decisiones que le conciernan, tanto en el ámbito público como privado. En la aplicación de la presente ley y demás normas que le afecten, así como en las medidas concernientes a los menores que adopten las instituciones, públicas o privadas, los Tribunales, o los órganos legislativos primará el interés superior de los mismos sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir.

Para que se establezca válidamente un cambio de custodia será indispensable iniciar el oportuno procedimiento judicial, denominado de modificación de medidas, que aparece regulado en el artículo 775 de la Ley de Enjuiciamiento Civil:

El Ministerio Fiscal, habiendo hijos menores o hijos con discapacidad con medidas de apoyo atribuidas a sus progenitores y, en todo caso, los cónyuges, podrán solicitar del Tribunal que acordó las medidas definitivas, la modificación de las medidas convenidas por los cónyuges o de las adoptadas en defecto de acuerdo, siempre que hayan variado sustancialmente las circunstancias tenidas en cuenta al aprobarlas o acordarlas.

Es aquí donde intervenimos activamente los abogados matrimonialistas, al resolver las dudas que puedan tener nuestros clientes y al velar porque se respete el citado interés superior del menor. Por eso, si necesita ayuda con esta u otras cuestiones relativas al derecho de familia, no dude en ponerse en contacto con nuestro Despacho de Las Palmas, donde estudiaremos su caso de forma personalizada para poder orientarle de la mejor manera posible. Recuerde que puede pedirnos cita por teléfono o a través de internet.