Cada día son más las parejas que deciden otorgar capitulaciones matrimoniales antes o durante el matrimonio, con el fin de regular las cuestiones principales que van a regir dicha unión. Dichas capitulaciones, que deben contar siempre con cláusulas que se ajusten a la Ley, pueden contener básicamente dos tipos de aspectos:

  • Aspectos económicos. Vienen determinados fundamentalmente por el régimen económico-conyugal elegido por los miembros del matrimonio: gananciales, separación de bienes o régimen de participación en ganancias. Como es lógico, para escoger un régimen adecuado a nuestra situación, será importante contar con la asistencia de un abogado de familia, pues podrá explicarnos todos los aspectos a tener en cuenta en cada uno de dichos regímenes.
  • Aspectos personales. Se trata de cuestiones que no tienen repercusión patrimonial directa como, por ejemplo, el régimen de guarda y custodia que tendrían los hijos en caso de un hipotético divorcio. Hay que tener en cuenta que, en lo relativo a los hijos, el Juez velará siempre por el interés superior del menor, de forma que no estaría obligado a seguir el contenido de las capitulaciones. Sin embargo, mientras dicho contenido no sea dañino para los menores, sí que será tenido en cuenta de cara a configurar dichas cuestiones.

Todas las capitulaciones están sujetas a una serie de formalidades legales (plazo para otorgarlas, obligación de elevarlas a escritura pública…), las cuales deben ser cumplidas si queremos que dicho acto posea validez legal. Por lo tanto, deberemos informarnos con nuestro abogado de cuáles son esos requisitos que deberemos cumplir para, de esta forma, estar seguros de que nuestras capitulaciones tienen verdadera eficacia.

Si desea que le asesoremos sobre esta cuestión, o tiene alguna duda que necesite resolver, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados de Las Palmas, donde le orientaremos de forma totalmente personalizada y adaptada a sus necesidades.