Muchas personas, cuando ya no se sienten agusto con su pareja, se apresuran a presentar una demanda de divorcio sin pensar en los detalles legales que esto conlleva. Aunque lógicamente los abogados estamos aquí para ayudarle, conviene conocer una serie de cuestiones básicas antes de empezar con el proceso de divorcio.

Tengamos en cuenta que las separaciones y divorcios se pueden tramitar bien de mutuo acuerdo o bien de forma contenciosa:

  • Se considera que el proceso es de mutuo acuerdo cuando la demanda es presentada por los dos cónyuges. También será de mutuo acuerdo si la presenta uno con el consentimiento del otro. El procedimiento se desarrolla, una vez admitida la demanda, con la presentación de un Convenio Regulador, que después será ratificado por el Juez.
  • En caso contrario, cuando la demanda la presenta uno solo de los cónyuges, el proceso se va a tramitar como contencioso. En este caso, las cuestiones relativas al divorcio las fijará el Juez en una sentencia.

Tramitar el divorcio de una forma u otra no es una cuestión baladí, ya que tiene importantes repercusiones: los divorcios contenciosos, por lo general, duran más que los amistosos. Además requieren que cada miembro lleve a su propio abogado y procurador, en lugar de acudir con uno solo, como sucede en el divorcio de mutuo acuerdo. Por lo tanto, antes de tomar una decisión precipitada, conviene que los cónyuges se sienten y valoren las consecuencias que tendrán una u otra decisión. No siempre es fácil hacer esto, pero podemos intentarlo. Especialmente, si los cónyuges tienen hijos, es muy importante que vean una actitud conciliadora por parte de sus padres, pues esto les reducirá la tensión emocional y podrán afrontar el proceso de mejor manera.

El consejo que podemos ofrecer a los cónyuges que estén pensando en divorciarse o separarse es que traten de realizar el proceso de forma amistosa, siempre que sea posible. Esto se aplica tanto al momento de presentar la demanda como posteriormente, cuando se deba realizar el Convenio Regulador con las diferentes medidas (custodia de los hijos, régimen de visitas, establecimiento de pensiones si hubiera lugar…). En nuestro Despacho de Las Palmas encontrá toda la información que necesita tanto antes del proceso como durante y de forma posterior al mismo. Por ello, recordamos a cualquier persona que pudiera necesitar nuestra ayuda, o que tenga dudas, que puede ponerse en contacto en cualquier momento.