Un aspecto crucial a la hora de tramitar una herencia es saber si la persona fallecida dejó testamento o no. Esto es importante porque va a determinar la forma en que se llevará a cabo el proceso: por la vía de la sucesión testamentaria o por la vía de la sucesión legal, también conocida como ab intestato.

En muchos casos, este aspecto se conoce de antemano porque la persona fallecida ya explicó a sus familiares que había testamento, de forma que la duda principal ya se ha resuelto. Pero también hay casos en los que no se sabe nada, desconociendo cuál era la voluntad del fallecido.

Para resolver esta cuestión y así poder avanzar en los trámites hereditarios, uno de los primeros pasos a dar es acudir al Registro de Actos de Última Voluntad. Se trata de un Registro que, como su propio nombre indica, recoge los testamentos que han hecho previamente las personas fallecidas. Tendremos que acudir a este Registro con la partida de Defunción, una vez que hayan transcurrido un mínimo de 15 días hábiles desde que se produjo dicha defunción.

Importante: en este Registro no aparecen los testamentos de tipo ológrafo, ya que son testamentos en los que no ha intervenido un notario y, por tanto, no han trascendido legalmente. Es por eso que esta modalidad de testamento no es la más recomendada, dada las dificultades legales que conlleva. Hay muchos testamentos ológrafos que no llegan a conocerse nunca.

Una vez sabido esto, le aconsejamos que se ponga en contacto con un abogado para que pueda ayudarle a resolver el resto de trámites que deben realizarse para completar la herencia. En nuestro Despacho de abogados de Las Palmas contamos también con amplios conocimientos en materia de Derecho de Sucesiones, por lo que no dude en consultarnos si necesita ayuda con alguna cuestión relacionada con la materia.