Cuando se piensa en el papel del abogado en un proceso de divorcio, normalmente se asocia con la intermediación entre ambas partes para lograr un acuerdo. Y si bien esto es cierto, también lo es que nuestra labor abarca muchas más funciones. Si quiere saber cuáles son, solo tiene que seguir leyendo.

  • Antes de presentar la demanda, el abogado juega un importante papel al informar a los cónyuges de las opciones que tienen. Así, el abogado les explicará las características de un divorcio contencioso y de uno de mutuo acuerdo, para valorar cuál sería el más apropiado en las circunstancias concretas. Incluso, también puede plantearles otras vías, como la separación legal.
  • Una vez presentada la demanda, el abogado guiará a su cliente o clientes (dependiendo de si la representación es conjunta) durante todo el proceso. Les explicará las diferentes pensiones que pueden establecerse con el divorcio, los regímenes de custodia que existen para los hijos, etc. Evidentemente, cuando el divorcio sea contencioso, el abogado deberá entablar negociaciones con la otra parte implicada. Otra de las funciones que deberá cumplir es resolver las dudas que puedan ir surgiendo, ya que es normal que los clientes necesiten orientación conforme pasan las distintas fases del divorcio.

Por otra parte, aunque el divorcio ya haya terminado, es posible que con el tiempo aparezcan situaciones que requieran de una nueva participación del abogado, por ejemplo, si aparecen nuevas circunstancias y se desea cambiar el Convenio Regulador. En dichos casos, el abogado podrá iniciar un proceso de modificación de medidas, por lo que su labor seguirá siendo crucial.

Como podemos ver, el abogado no se limita a hablar con la otra parte, sino que ofrece un asesoramiento y guía jurídicos completos. Por eso debemos tener en cuenta que su trabajo será muy importante y que nos acompañará no solo durante el divorcio, sino también antes y después del mismo.

Desde nuestro Despacho de abogados de Las Palmas aconsejamos buscar siempre un abogado que esté especializado en esta materia, es decir, un abogado matrimonialista. De esta forma podremos tener la certeza de que el profesional que nos asiste tiene formación específica sobre el tema, además de contar con experiencia previa. Si usted también desea contratar nuestros servicios o resolver alguna duda, solo tiene que pedir cita previa llamando por teléfono o dejándonos sus datos a través de la web. Le atenderemos rápida y eficazmente.