Los procesos de separación y divorcio conllevan a la disolución del régimen económico matrimonial. En este artículo vamos a centrarnos en el régimen de gananciales, explicando cuáles son los pasos que se van a seguir.

Cómo se hace la liquidación en el régimen de gananciales

Para realizar la liquidación de este régimen económico se deben dar una serie de pasos:

Inventario

Como su nombre indica, esta primera fase consistirá en hacer una lista con los bienes y deudas que formen parte de la sociedad de gananciales. Si ambos cónyuges están de acuerdo con la lista, se dará por finalizada dicha fase; en caso contrario, se deberá debatir la cuestión en un juicio verbal. Debemos tener en cuenta que los divorcios de mutuo acuerdo se pueden resolver ante notario, pero los contenciosos deben resolverse por la vía judicial (es decir, ante los Tribunales).

Liquidación

Una vez que se haya aprobado el inventario definitivo será momento de pasar a la fase de liquidación. Esta fase presenta, a su vez, tres puntos o momentos diferenciados:

  • Propuesta de liquidación. Al igual que con el inventario, los cónyuges pueden estar de acuerdo con la propuesta iniciar de liquidación o bien discrepar sobre la misma.
  • Determinación del reparto. Si los cónyuges estuvieran de acuerdo con la citada propuesta, se procederá a hacerla efectiva. Si no existiera tal acuerdo, se designará un perito y a un contador-partidor, que se encargarán de valorar económicamente los bienes y determinarán cómo se deben repartir. También es posible que, si no estamos de acuerdo con la sentencia que resuelva el juicio, iniciemos un procedimiento declarativo ordinario (artículo 787.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).
  • Reparto de los bienes y cambio de titularidad de los mismos. Por último, cuando ya se hayan concluido todos los pasos anteriores, será momento de repartir los bienes y de proceder al cambio de titularidad, cuando corresponda. Esto puede suceder, por ejemplo, en el caso de los vehículos, cuyo cambio de titularidad debe ser inscrito en la Jefatura de Tráfico.

Aunque hemos tratado de resumir la información más importante, la liquidación de los bienes del matrimonio es un proceso que puede revestir cierta complejidad, especialmente si se hace de forma contenciosa. Por eso, quien mejor podrá orientarnos será un abogado de familia, quien nos guiará a través de estas fases y resolverá los problemas que pudieran ir surgiendo. Si lo desea, puede concertar una cita con nuestro Despacho de abogados de Las Palmas, donde le ayudaremos con su separación o divorcio.