En algunos casos, tras un proceso de separación o divorcio, las relaciones familiares son complicadas y los implicados no pueden o no saben gestionar adecuadamente la convivencia y sus obligaciones parentales. Esto puede darse ante casos de incumplimiento del régimen de visitas cuando existe una orden de alejamiento, cuando un progenitor presenta algún tipo de patología mental o adicción, etc.

En este tipo de casos existe un servicio gratuito, el Punto de Encuentro Familiar, que sirve como un lugar neutral en el que puedan cumplirse las resoluciones judiciales que se hayan dictado sobre la materia (como el régimen de visitas, las comunicaciones de los niños con sus padres o abuelos, etc). En algunos casos, las visitas se realizan de forma supervisada por profesionales, dependiendo del riesgo e impacto emocional que puedan tener sobre el niño.

Pero es importante tener en cuenta que a este servicio solo puede accederse por derivación: será el Juez u órgano competente en materia de Protección a la Infancia, quien derive a los padres para que acudan al mismo. Solo en casos muy excepcionales se puede acceder mediante acuerdo entre las partes implicadas y el Centro.

Por otra parte, también se debe partir de que es un servicio con carácter temporal y excepcional, de forma que se recurrirá a él durante el tiempo imprescindible.

En definitiva, acudirán al Punto de Encuentro Familiar aquellas personas que hayan sido derivadas por la correspondiente autoridad u órgano competente.

Los abogados de Familia tenemos como misión guiar a los padres a lo largo de todo el proceso de separación o divorcio, orientándoles sobre las posibles soluciones que se puedan tomar, a la par que se garantiza el bienestar de los menores. Si este fuera su caso y necesita ayuda, le recordamos que puede ponerse en contacto en cualquier momento con nuestro Despacho de Las Palmas, donde le atenderemos de forma personalizada y siempre con la máxima confidencialidad.