Una de las cuestiones que deben resolverse tras el divorcio es la liquidación del régimen económico, es decir, lo que habitualmente se conoce como reparto de bienes. Sin embargo, hay un bien que tiene una consideración un poco distinta que los demás, y es la casa familiar, la cual constituye un tema bastante complejo. En primer lugar queremos matizar que aquí nos vamos a referir al uso de dicha vivienda familiar, es decir, quien podrá permanecer en él.

El domicilio considerado familiar es aquel en el cual la familia venía desarrollando su vida de manera principal. Quedarían fuera de este ámbito, por tanto, las segundas residencias o similares, ya que no tendrán dicha consideración.

En caso de que existieran hijos comunes, el uso del domicilio familiar se asignará a los hijos y al progenitor aquel en cuya compañía queden. Por tanto, aunque la vivienda corresponda a otra persona, los hijos y el progenitor que esté a su cuidado tendrán derecho a permanecer en dicho domicilio. Esto sería aplicable cuando el régimen de guarda y custodia es de tipo exclusivo, pero recordemos que también existe la custodia compartida.

Cuando la custodia sea compartida por los dos progenitores, los Tribunales suelen aplicar lo dispuesto en el artículo 96 del Código Civil: ‘Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente’.

En caso de que no existen hijos, igualmente puede ocurrir que uno de los cónyuges se encuentre más necesitado de protección que el otro, por ejemplo si no tiene trabajo, si presenta problemas de salud, etc. En estos casos, el cónyuge más necesitado de protección también conservará el derecho a usar el domicilio familiar. Los Tribunales analizan en estos casos el tiempo que requeriría el cónyuge más necesitado de protección para acceder al mundo laboral o mejorar su situación.

Esperamos que esta información le haya sido de ayuda y, en casos de duda, le recordamos que lo mejor es contactar con abogado matrimonialista para que pueda estudiar su caso con más detalle. Por eso, no dude en contactar con nuestro Despacho de abogados Las Palmas: le ayudaremos.