Ante una crisis conyugal, muchas personas optan por interponer directamente una demanda, sin pararse a meditar las opciones que tienen y las implicaciones legales que cada una supone. Debemos partir de que, tanto la separación como el divorcio, admiten dos formas de tramitación: contenciosa y de mutuo acuerdo. Esta última sería la preferible, por las ventajas que presenta. Vamos a verlas:

  • Reducción del tiempo de tramitación del proceso. Si bien cada separación o divorcio tienen un plazo diferente, por lo general podemos decir que los procedimientos de mutuo acuerdo suelen ser más breves que los contenciosos. Aproximadamente, el caso podría estar resuelto en un tiempo de dos o tres meses.
  • Posibilidad de llevar representación conjunta, esto es, que ambos miembros acudan con el mismo procurador y abogado. Esto simplifica el trámite y permite también reducir el coste.
  • Menos carga psicológica, tanto para los propios cónyuges, como para los hijos menores que pudieran tener. Como es lógico, si el proceso es más corto y se hace de con una mayor voluntad de resolverlo, también será menos estresante para las partes implicadas.

Estos motivos deben razonarlos y tenerlos en cuenta, principalmente por el propio interés de los cónyuges. Por eso, si usted y su cónyuge están valorando la opción de separarse o divorciarse, es aconsejable que nos consulte como paso previo a tomar ninguna decisión. Además de valorar con usted la forma concreta de tramitación, como abogados de divorcio también le informaremos sobre otras cuestiones importantes previas al proceso, como el plazo con el que cuenta para interponer la demanda.

Nuestro Despacho de abogados de Las Palmas lleva años ayudando a sus clientes en materia matrimonial, reportando un alto nivel de satisfacción por nuestra eficacia y compromiso profesional. Si usted también desea que valoremos su caso, no dude en pedir cita por teléfono o a través de nuestra web. Le ayudaremos.

Rate this post